.

Un año de la infamia: el asesinato de Mohamed Lamin Haidala por Marruecos.


Mohamed Lamine Haidala nació en 1994, en El Aaiún, tenía 21 años cuando murió de las heridas que le fueron infligidas por cinco hombres marroquíes, contaba así su familia con desolación.
Haidala fue atacado, golpeado y apuñalado en el cuello en El Aaiún ocupado el 31 de enero de 2015. Su familia insiste en que es una víctima más en un territorio donde los saharauis nativos son constantemente sometidos a brutales abusos por parte de las autoridades marroquíes que disfrutan de un ambiente de impunidad total. Esta semana, un adulto de unos 30 años aproximadamente, fue apuñalado 3 veces y sus atacantes se pasean con total libertad. 
Herida en el cuello de Haidala.




Después de una intensa presión diplomática y mediática, Marruecos cedió y detuvo a dos de los presuntos responsables del ataque perpetrado contra Haidala, pero queda por ver lo que hará la justicia. Hasta el momento, Marruecos no muestra señales de que vaya a ceder el cadáver, estará contento de dejar que la madre de un niño asesinado muera de hambre.

Hoy se cumple un año de su brutal asesinato impune. Sin culpables, sin su cadáver, sin justicia. Su madre sigue luchando contra viento y marea por recuperar el cadáver de su hijo para poder enterrarlo dignamente.
Historias como la de Haidala son demasiado comunes en el Sáhara Occidental y se repiten casi todos los días, donde hay grandes violaciones de Derechos Humanos. Informes como el de Kerry Kennedy de Derechos Humanos,  el de Amnistía Internacional y otras organizaciones no gubernamentales han demostrado que los abusos son alarmantes.
Las autoridades marroquíes usan la fuerza constantemente contra todo tipo de personas, ya sean niños, adultos, mujeres o ancianos. Dice Kennedy ''Cuando visité el territorio en 2011, fui testigo de como la policía y las fuerzas de seguridad  golpearon a una mujer hasta el punto de hospitalizarla. Cuando tomamos fotos de su rostro golpeado y se la enseñamos al representante del ministro del Interior, El Arbi Mrabet, que estaba a cargo de la justicia en la región, nos dijeron que las fotografías podrían ser falsas y que la mujer simplemente se había caído.'' Nos quedamos perplejos y mirándonos los unos a los otros.
Recientemente un artículo que apareció gracias a los cables diplomáticos marroquíes que fueron filtrados, mostraban las muchas maneras en Marruecos ha chantajeado a la comunidad internacional para evitar cualquier control sobre su tratamiento de las personas en el Sáhara Occidental. El artículo mostraba que Marruecos, por ejemplo, coaccionaba a la UE subiéndole el precio por pescar en aguas saharauis por simpatizar con la causa de estos.